Contáctanos en Redes Sociales

Para recibir actualizaciones sobre nuevos artículos e información exclusiva para suscriptores

,

El salto de fe

Este método para el cambio empresarial proviene del libro de Mary Lynn Manns y Linda Rising titulado “Fearless change”. Es lo que denominaremos el cambio sin miedo, o también como lo llaman las autoras el salto de fe.

El libro nos presenta la paradoja que supone querer lograr un gran cambio mediante una pequeña acción. Esta paradoja describe la situación muy común en la que los líderes reconocen la necesidad de cambio pero no están dispuestos a ejecutar acciones que generen y soporten dicho cambio. El libro anima a rechazar el mito de que las grandes transformaciones pueden realizarse sin grandes cambios de proceso y paradigma.

Uno de los conceptos clave en el libro es el de que

El cambio requiere de un salto de fe

El Evangelista y el salto de fe

Es necesario hacer que los trabajadores crean en el impacto positivo del cambio y tengan fe en el mismo. Ahí aparece la figura del Evangelista del cambio. Esta persona establece una conexión emocional con los miembros de la organización y les ayuda a creer en el efecto positivo del cambio. Esto es importante porque, según Manns y Rising, cuando las buenas ideas triunfan lo hacen porque hay una persona o un equipo que cree en ellas y las persigue y predica con pasión. La efectividad del salto de fe es una profecía autocumplida, por la cual el entusiasmo ayuda a reclutar a las personas adecuadas que hacen que el cambio funcione.

Es importante que el evangelista proceda si es posible de dentro de la organización. Esto aumenta su credibilidad y además se puede servir de sus contactos en la misma para “difundir la palabra”. No obstante, si el evangelista es un jefe de proyecto o un directivo de nivel medio necesitará el apoyo de una persona con autoridad para tomar decisiones que impulsen el cambio.

En la mayoría de las grandes organizaciones tiene sentido empezar con el enfoque del cambio sin miedo aunque después pasemos a un modelo organizado como el de Kotter. Enfocar el cambio de esta manera nos asegurará unos buenos cimientos para ejecutar el cambio más adelante.

Los grupos de cambio

La idea del evangelista y el salto de fe están muy relacionadas con los grupos de cambio que explicábamos en el artículo sobre difusión de innovaciones. Con esta teoría nos centramos en motivar a los innovadores y primeros seguidores para el cambio. Esto facilitará que se interese la mayoría precoz y así se cree una inercia positiva para aceptar el cambio a nivel global.

Sasquatch music festival – Dancing Man

Este video del 2009 es una clase magistral sobre la generación de cambio. Podemos ver en él tanto la figura del Evangelista del cambio como los grupos de cambio.

Mientras el Dancing Man es nuestro evangelista, los dos innovadores que se unen a él al principio del video son los que dan el salto de fe del que hablamos en el artículo. Tras ellos deciden unirse también los primeros seguidores y más tarde la mayoría precoz. A partir de ahí el cambio adquiere la dinámica necesaria para ser adoptado por todo el público.

Observa la diferencia extrema entre la situación inicial y la situación final. ¿No es increíble la fuerza que puede tener una sola persona para cambiar a todo el colectivo mediante su pasión?

Al final solamente quedan sentados los rezagados, aquel pequeño porcentaje final que aparece en el modelo de Everett Rogers.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en Aceptar, aceptas su uso y el procesamiento de tus datos.    Más información
Privacidad